Querida Suravi:

Quería agradecerte profundamente el trabajo del fin de semana. Y la verdad es que me pareció un taller intensísimo, precioso y fantásticamente conducido, donde la simpatía, las bromas, la seriedad y el rigor se mezclan en la proporción exacta para que uno se lo tome muy en serio y trabaje a fondo sin caer en el agotamiento. Para mí ha sido un fin de semana mágico, no te imaginas la cantidad de cosas que he visto y sentido. Ha sido un placer estar ahí contigo y desde luego que nos veremos más a menudo. La primera vez, ya mismo, por cierto! Un fuerte abrazo y muchas gracias por todo..